Crítica Cine: Tomorrowland



¿Qué pasaría si decidiéramos dejar en manos de los mejores científicos, artistas y políticos las riendas del mundo entero para que hagan de la Tierra un planeta mejor? Un entorno donde el cambio climático no existiera y la civilización tuviera el impulso evolutivo y tecnológico que se mereciera. 
Con la promesa de una ciudad del mañana futurística con ciertas reminiscencias al mundo de Oz, jet-packs, y una utopía al estilo Disney, es lo que se nos ofrece en Tomorrowland, de la mano del guionista de la serie Lost, Damien Lindelhof.

La película comienza con George Clooney, en el papel del inventor Frank Walter, hablándole a la cámara e informándonos que, en 60 días, el mundo tal y como lo conocemos acabará debido a múltiples catástrofes naturales, producto del cambio climático. 
En un flashback a 1964, veremos a un joven Frank asistiendo a la Feria Mundial, donde presentará al juez David Nix (Hugh Laurie) su mayor invento: un jet pack casero que en realidad no vuela, precisamente.

Una joven llamada Athena (Raffey Cassidy) piensa que el chico tiene potencial y le regala un extraño pin, el cual permitirá al joven Frank acompañarla al Mundo del Mañana.
Veinticinco años más tarde, Frank, junto con la ayuda de una chica inteligente llamada Casey (Britt Robertson), y Athena, la trama está bastante clara: evitar que el catastrófico cambio climático ocurra. Una carrera a contrarreloj mientras tratan de no ser aniquilados por otros androides "de los malos". 

La primera mitad de la película sirve simplemente para sentar las bases de su trama y para llegar al momento del principio de la película en la que George Clooney nos intentaba explicar todo. Aunque cuando esta mitad está llegando a su fin, tendremos una larga escena llena de disparos, androides asesinos, tecnología punta y acción. Lástima que sea la única escena que merezca la pena, puesto que lo que resta de película se vuelve endeble. 

Cuando Disney vio el tirón y éxito que tuvo hacer una franquicia de películas inspiradas en una zona de su gran parque de atracciones (Piratas del Caribe), creyó que sería buena idea hacer otra película, esta vez de ciencia ficción, inspirada en otra parte de su parque: Tomorrowland. 
Creando tanta expectativas, consideró que con eso sería suficiente para granjearse un gran éxito, y por eso la trama de la película es tan sosa y simplona. Las únicas sorpresas que encontraremos a lo largo de la película son sus puestas en escenas, planos y fotografía, pues es una película visualmente bastante atractiva, pero en lo referente al guión, deja un poco que desear. Demasiado lineal y sin una trama con gancho.

Sin duda, quienes se llevan mi simpatía en pantalla son Casey y Athena, mientras que Frank destaca en el mal sentido al no pegar demasiado bien con las dos chicas. Sencillamente, George Clooney no ha sido un buen acierto para mezclarlo con estas dos actrices, y su papel en la trama tampoco es que le ayude demasiado. Hugh Laurie tiene un gran momento como villano en el momento "clímax" final de la película, con una larga parrafada en la que explica su posición en todo este embrollo que sirve para darle cierto sentido a la historia que rodea a Tomorrowland.

Tomorrowland es un proyecto ambicioso sin nada de pasión final en su trabajo. Una película fantástica a nivel visual que se convierte en una simple y dura crítica a la sociedad, culpándonos de nuestra pasividad ante el inminente cambio climático, del cual somos culpables. Esperaba una película de aventuras en un mundo futurístico en cuanto a tecnología y ciencia ficción, pero no es más que una crítica a la sociedad bajo la apariencia de una película Disney. Una película que, sin duda, sonará al principio para pronto caer en el olvido. 

Juan Manuel Sarmiento

Un blog dedicado al mundo literario y al séptimo arte. Los autores Juanma Sarmiento (creador del blog), Manuel Castilla, Cipri Cáceres e Ingeniera sin H os traemos reseñas, críticas y demás secciones relacionadas con la literatura, las series y las películas. Esperamos veros en los comentarios :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, reader! A riesgo de sonar a cliché: un blog se nutre de tus comentarios.
Haz feliz al autor de esta entrada dejando algún comentario. Puedes comentar lo que sea, y él y todos nosotros te leeremos encantados.
Stay peculiar, reader!