Reseña: Moriré besando a Simon Snow


¡Hola, readers!
Mi idea era haber publicado a lo largo de esta semana una reseña por día, pero me ha surgido de repente demasiada vida social (y tengo miedo xD) y hasta hoy me ha sido imposible sentarme en el ordenador a hacer nada de nada...de nada, jajaja.
Para aquellos que no lo sepáis, el libro que reseño hoy apareció en forma de extractos en Fangirl, pues este es el fanfic que Cath, la protagonista de dicho libro, escribió durante años centrándose en la vida y aventuras de Simon Snow, un joven mago, y Baz, su compañero de cuarto vampiro. 
Se trata de la primera novela de fantasía escrita por la autora y, además, la primera en introducir trama LGBT en ella, por lo que resulta doblemente interesante; tras leerlo, puedo afirmar que es una novela con la que he disfrutado más de lo que esperaba a pesar del lento inicio. 
¡No me enrollo más! Os dejo con la reseña completa :D ¡Disfrutad de lo que queda de verano!
Título: Moriré besando a Simon Snow
Autor: Rainbow Rowell
Editorial: Alfaguara
Páginas: 544
Precio: 17,95 €
Libro autoconclusivo

Simon Snow es el mago más poderoso del mundo, tiene diecisiete años y es el Elegido, el único que puede salvar su mundo.
La verdad: Simon es el peor Elegido que nadie podría haber elegido.
Al menos eso es lo que dice Baz, su némesis. Y Baz será malvado y un vampiro y gilipollas, pero aquí tiene razón. La mayor parte del tiempo, Simon ni siquiera puede controlar su magia, ¿y tiene que salvar el mundo?
Teniendo en cuenta que "Moriré besando a Simon Snow" es como una versión fan y muy, muy alejada de la realidad (pero tampoco tanto) de Harry Potter, podríamos considerar esta novela como un fanfic de esta saga pero con un giro muy bizarro, brillante, divertido y un poco caótico, lo que sale de esta mezcla una novela muy entretenida y que cualquier fan de Rainbow Rowell, de Fangirl, o de la fantasía, debería leer.

Nada más comenzar la lectura, nos encontramos en el último curso en la escuela de magia de Simon, Baz, Penélope y Agatha.
Simon Snow es un mago; de hecho, es el único mago que podría salvar al mundo de los magos, pues es el único que tiene tal cantidad de poder en su interior, incluso aunque ni él mismo pueda controlar su magia todo el tiempo. Simon es un chico torpe y sin nada que le haga especial, pero sobretodo odia profundamente a su compañero de habitación, el misterioso Baz, aunque el sentimiento es mutuo.

A pesar del tema fantástico que enmarca esta novela, es una historia situada lo máximo posible en la realidad, en la que hay chicos normales con vidas normales con sus problemas acordes a cada edad, y que además da la casualidad que asisten a una escuela de magia y que Simon en particular ha tenido "la desgracia" de que le hayan puesto un título y posea unas habilidades que le obliguen a desempeñar el papel de El Elegido para derrotar al insidioso Humdrum, cosa que, claramente, no quiere.

La trama se desarrolla de manera simple y a su ritmo, dejándole el protagonismo a los personajes y su desarrollo personal, al más puro estilo de Rainbow Rowell. Con una historia contada desde diferentes perspectivas, descubriremos cosas del pasado de los personajes a lo largo de los siete cursos anteriores e ir descubriendo pequeños detalles de la trama general, algunos de ellos que parecerán a simple vista inconexos con el presente, pero que luego descubriremos que todo ha sido hilado a conciencia.
No todo es blanco y negro, por lo que habrá muchas sorpresas en cuanto a quiénes son "los malos" y quiénes "los buenos", algo que es de agradecer a la hora de romper con los esquemas y los clichés. Uno de los personajes más complejos, bajo mi punto de vista, resulta ser Ágatha, la novia de Simon, cuyo único deseo es llevar una vida completamente normal, algo impensable en un mundo de magos.

Sin duda el encanto de Moriré besando a Simon Snow viene de sus personajes, tan bien creados y desarrollados por la autora, a los cuales veremos desenvolverse en escenas de acción y tensión, así como en muchas, muchas, escenas divertidas cargadas de humor, lo cual se agradece y le quita mucho peso a la novela de vez en cuando. Como por ejemplo, los nombres de los hechizos, tan simples y extraños como "Ratita, quiero verte la colita" y demás frases cotidianas ya sean sacadas de dichos y refranes o canciones infantiles.
Moriré besando a Simon Snow es una brillante novela de amor para nada convencional que encontramos en un extraño mundo de magia y criaturas fantásticas, donde sus dinámicos personajes serán los que se lleven todo el protagonismo.

Juan Manuel Sarmiento

Un blog dedicado al mundo literario y al séptimo arte. Los autores Juanma Sarmiento (creador del blog), Manuel Castilla, Cipri Cáceres e Ingeniera sin H os traemos reseñas, críticas y demás secciones relacionadas con la literatura, las series y las películas. Esperamos veros en los comentarios :)

4 comentarios:

  1. ¡Pinta genial! Me has convencido con tu reseña^^
    ¡Un beso y felices lecturas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro! Espero que la leas y la disfrutes :D
      Saludos!

      Eliminar
  2. Lo he comprado pero todavía no tuve tiempo de ponerme con él. Tu reseña ha provocado que tenga todavía más ganas de leerlo jaja
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo cierto es que yo tardé algo más en leerla desde que me lo compré, también; pero, una vez me puse a leerlo "en serio", apenas pude parar, jajaja
      Espero que le hinques el diente pronto :)
      Saludos!

      Eliminar

¡Hola, reader! A riesgo de sonar a cliché: un blog se nutre de tus comentarios.
Haz feliz al autor de esta entrada dejando algún comentario. Puedes comentar lo que sea, y él y todos nosotros te leeremos encantados.
Stay peculiar, reader!