Reseña: Saga Fablehaven


Libros que forman la saga Fablehaven:
(Del primer libro solo)
Kendra y Seth Sorensen van a pasar el verano con su abuelo, un hombre malhumorado que no parece querer saber mucho de sus nietos. Además de todo eso, no hay televisión, ni videojuegos, y el abuelo es extremadamente estricto en lo que se refiere a las normas. Pero sí que les dará algo: seis llaves, un diario con candado y un acertijo que ningún otro primo de Kendra y Seth ha resuelto jamás.
¡Cuidado! Lectura Adictiva
Hoy os traigo una pentalogía que es apta para cualquier edad; aunque esté más enfocada al público de una edad de 11 años aproximadamente, yo he disfrutado de esta saga como un enano. La razón, principalmente, fue porque me recordaba a Las Crónicas Spiderwick y a la saga de Percy Jackson. Así que, si te gustaron una de estas dos sagas, seguramente ésta también te guste.
«Tal y como sucedió con Harry Potter, Fablehaven es un placer tanto para adultos como para niños.» Orson Scott Card

Su parecido a Spiderwick es por compartir una estructura similar en cuanto a argumento base.
La historia gira en torno a los hermanos Sorenson, Kendra y Seth, que pasan las vacaciones de verano en la casona de sus abuelos paternos, Stan y Ruth Sorenson, porque sus padre se van de crucero (en algún sitio tendrán que dejar a los niños para tener “momentos íntimos de padres”). 
Sus abuelos no han sido nunca muy sociales y los niños apenas tienen recuerdos de ellos porque nunca han estado muy presentes, siempre viviendo allí en esa finca alejada de todo, incluso de las redes Wi-Fi.
Cuando llegan, el mal humor de su abuelo queda patente desde el primer momento. No es desagradable, solo es muy estricto con las normas.

En el desván que les asignan como dormitorio, Kendra descubre un diario secreto con ayuda de varias llaves bien escondidas por toda la habitación. Un diario completamente en blanco salvo por una frase: “Bebe la leche”.
Pero no la leche del desayuno, sino la leche de unos cubos que deja uno de los ayudantes de la casa cada mañana en la entrada del bosque, una leche que, supuestamente, “le gusta a los insectos”. Cuando la prueban, descubren que todas las mariposas, libélulas, mariquitas...del jardín no son en realidad insectos: son hadas.

Pero no solo hay hadas en esa gran parcela: náyades, vacas gigantes, gnomos, duendes, trasgos, diablillos, ninfas, ástrides, brujas, fantasmas, centauros, sátiros...y otro surtido de criaturas oscuras y peligrosas.
A partir de este punto, los secretos empiezan a desvelarse a los hermanos (están en una reserva mágica llamada Fablehaven que da acogida a especies mágicas para protegerlas o para evitar que escapen y provoquen daños a los humanos) y se ven metidos de lleno en una guerra constante entre los Caballeros del Alba (“los buenos”) y la Sociedad del Lucero de la Tarde (“los malos”). Esta Sociedad está reuniendo cinco talismanes mágicos que, juntos, permiten abrir el Zzyzxla prisión de los demonios, para liberarlos y sembrar el caos.

El primer libro, pese a ser algo introductorio, porque es lógico teniendo en cuenta que son cinco libros, es un libro que se lee rápido y se disfruta en todo momento. A lo largo del libro (de todos, en realidad) se nos presentarán algunos misterios o puzles que se irán desarrollando hasta el final del libro, en el que descubriremos la verdad sobre algunos aspectos y los misterios y peligros que nos esperarán en el siguiente tomo; conforme avanzamos en la saga, los peligros son más numerosos y peligrosos. De hecho, los libros 4 y 5 están repletos de acción y misterios que resolver en cada página hasta su desenlace; son los que más me han gustado y los que más rápido he leído

El tercero, sin embargo, ha sido el que menos me ha gustado porque, a pesar de ser bueno y tener una buena trama, lo he visto muy lleno de morralla y como que ha querido estirar demasiado las cosas menos importantes para centrarse un poco menos en el tema principal, que es la plaga de la sombra. Al leer el libro y comenzar el cuarto, da la impresión que el tercero tan solo es una introducción para dar paso al cuarto; irónicamente, en el cuarto libro tienen más protagonismo los centauros que en el tercer libro (cuya portada es, precisamente, un centauro).
Conoceremos a muchos personajes y a muchas criaturas a lo largo de esta saga, pudiendo ver así el alcance de la mente del autor, si bien todas estas criaturas siempre han existido en la cultura popular, sí que es interesante ver qué historias le da a cada una, cuáles sí son inventadas, y cómo se desarrolla todo entre ellas y los personajes humanos.

Kendra y Seth tienen 13 y 11 años respectivamente, y su mentalidad va en concordancia a sus edades a lo largo de los libros, lo que es algo agradable de leer pues en algunos libros ponen al protagonista de, por ejemplo, 11 años, con la mentalidad de alguien de 20 (tipo Harry Potter, por ejemplo), por lo que este aspecto les da un pequeño punto de credibilidad. A lo largo de la saga, les veremos crecer emocionalmente y madurar, tanto física como psicológicamente, aportando así ese toque de humanidad. Los protagonistas no tienen por qué ser superguays porque sí o superlistos o superfuertes. No. Aquí, todos tienen sus fortalezas y sus debilidades, saben hasta dónde llegan sus limitaciones y se esfuerzan en superarlas.
Aunque, eso sí, a Seth me han dado muchas ganas en los libros de darle más de una bofetada, porque el niño es, en pocas palabras, tonto de remate. Es el típico niño al que le dices “no toques eso” y él lo toca. En síntesis, ha sido el causante de muchas de las tramas de los libros, porque él cuando mete la pata, la mete pero bien. Y lo hace muy, muy, muy, a menudo. Eso sí, el pobre al final (muy al final, al quinto libro), aprende de sus errores y reconduce esa cabezonería por el buen camino.
-Quizá no teníamos que habernos quitado la leche de la ropa-dijo Seth-Así habríamos podido hacer mantequilla mientras andábamos  
-¡Qué guarro! 
-Al final del día yo podría haberme sacado yogur de las axilas 
-Estás grillado-dijo Kendra 
-Entonces podríamos echarle mermelada de Lena y hacernos un tarro de yogur con lecho de fruta

El resto de personajes es amplio y no pararé a detallar cada uno, pero cada personaje tiene su lugar en el libro, su backstory y su utilidad en cada libroNo hay personajes de relleno, incluso aquellos que vemos y pensamos que sí, veremos en el futuro que no lo eran.
Conoceremos a Stan y Ruth, los abuelos, y veremos que en realidad no son tan gruñones como nos parecieran al principio y que tienen una gran carga de responsabilidad a sus espaldas siendo los encargados de Fablehaven.
Dale, un ayudante de Stan y Ruth que vive en la casa; Lena, una náyade que se convirtió en humana por amor y ahora es algo así como una ama de llaves; Warren, hermano de Dale, afectado por una maldición que lo mantiene en un estado casi vegetal; Coulter, un experto en talismanes; Tanu, maestro de pócimas y venenos; Vanesa, una narcoblix*; la Esfinge, un misterioso personaje que nos mantendrá en secreto su verdadera inclinación ( ¿Es de los buenos, o de los malos?); Doren y Newel, dos sátiros adictos a la televisión y los reality show, pedirán muchas pilas a Seth a cambio de tesoros y aventuras varias; demonios varios como Olloch el GlotónGraulasNagi Luna...; Gavin, un domador de dragones; Navarog, un dragón considerado príncipe de los demonios debido a su maldad. ¡Y la lista sigue y sigue!
Las personas inteligentes aprenden de sus errores. Pero las inteligentes de verdad, aprenden de los errores de los otros

***
(*): He mencionado “narcoblix” y quería hacer un inciso para explicaros los que son: Los “blix” son unas criaturas de apariencia humana que podrían parecer vampiros, pero no lo son. Los hay de varios tipos y cada tipo tiene sus habilidades. Así, tenemos a los narcoblix, que controlan a las víctimas a las que ha mordido cuando están dormidas; los lectoblix, que succionan la juventud de las personas para mantenerse siempre jóvenes a costa de envejecer a sus víctimas; los viviblix, que pueden reanimar a los muertos. Y hay más tipos.
***
Cuando dije al principio de la reseña que me recordaba a la saga de Percy Jackson fue en cuanto a su forma de estar redactada. Fablehaven se caracteriza por el humor de sus personajes, su forma fresca de estar redactado y que no se hace aburrido aunque te esté explicando lo más soso del mundo. La historia se divide en dos puntos de vista: la de Kendra, y la de Seth.
Seth me ha recordado a los libros de Percy por su espontaneidad a la hora de hablar, y es quien aporta el humor a los libros principalmente. Con un ritmo que se acrecenta según avanza la novela, no tardarás en coger cariño a todos y cada uno de los personajes que aparecen.
«Los libros de la serie de Fablehaven son tan entretenidos que me leí los tres primeros de una sentada. El mundo que ha creado Mull es profundo, misterioso, mágico y lleno de descubrimientos sorprendentes y de peligros inesperados. Ojalá los hubiera leído con 10 o 12 años» Christopher Paolini, autor de Eragon

Es una saga que te atrapa desde el principio con su forma sencilla de contar las cosas y, al mismo tiempo, se convierte en una narración llena de acción, de magia, de aventuras, de humor, de personajes que están mejor construidos de lo que podría parecer a simple vista, y de criaturas que te harán temer ir al bosque tú solo.
No pierdas el tiempo, bébete la leche y adéntrate en el mundo de Fablehaven.

Juan Manuel Sarmiento

Un blog dedicado al mundo literario y al séptimo arte. Los autores Juanma Sarmiento (creador del blog), Manuel Castilla, Cipri Cáceres e Ingeniera sin H os traemos reseñas, críticas y demás secciones relacionadas con la literatura, las series y las películas. Esperamos veros en los comentarios :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, reader! A riesgo de sonar a cliché: un blog se nutre de tus comentarios.
Haz feliz al autor de esta entrada dejando algún comentario. Puedes comentar lo que sea, y él y todos nosotros te leeremos encantados.
Stay peculiar, reader!