Reseña: Soy mago



Título: Soy mago
Autor: Ian Blue
Editorial: MyCreativeWorld/ Luzzu
Páginas: 125
Precio: 5,70 €
Libro autoconclusivo
Ficha en la Web


Cada humano es una estrella que ilumina la vida. Un ser capaz de crear instantes maravillosos cuando siente amor sin límites,  y capaz de destruir su mundo cuando sus miedos le guían y aconsejan.
Esta es la historia de un humano que deseó olvidar sus temores y decidió ser el mago de su vida. Descubrió en su interior una verdad poderosa y sabia, e hizo que sus sueños le ayudaran a creer en la magia de los sentimientos.

El amor, los sueños, la imaginación, lo irreal y la realidad, se entremezclan en una aventura de sentimientos, en la que este humano, toma la elección de desafiar a sus miedos, y desear por encima de todo, encontrar los secretos de su corazón y del universo; para ello, arriesgó el amor  que sentía por vivir y así poder encontrar la esencia de la existencia. Para alcanzar su heroica gesta, tuvo que vencer a su sombra, y a la muerte, alcanzando una vida entre estrellas, llena de imaginación y sueños por sentir.

Soy mago es una historia narrada en primera persona que cuenta las experiencias vividas por el protagonista, un chico del que no conocemos más que su situación al inicio de la historia y lo que le acontece a continuación.

El relato parte de un naufragio en el que se ve involucrado nuestro héroe. Ese instante le sirve de base para las reflexiones en las que se centra el libro. Haciendo una retrospectiva nos situamos años antes, en la casa donde el narrador vive desde su infancia. Un lugar descrito con cariño y de mucho valor para él. Nos traza sus rutinas y enmarca el acontecimiento que forjará su carácter a partir de entonces. Ese hecho trascendental es la aparición en su vida de un ser misterioso hecho de luz que se define a sí mismo como Un mago, un ente que le ayudará a descubrirse a sí mismo y a conocer los límites que es capaz de soportar aún sin ser consciente de ello.
<< - ¿Quién eres tú?- pregunté anonadado.
- Un mago- contestó.
- ¿Qué magia haces?- volví a preguntar sin pensar demasiado.
- Una que te gustará- respondió. >>
Me llegó el libro al poco tiempo de pedirlo envuelto en un precioso packaging; el libro venía acompañado de una carta del autor dónde nos explicaba los motivos de la creación de sus pseudónimos, una segunda portada de otra edición superpuesta en la portada original y dos marcadores con unas ilustraciones y unas frases preciosas. Por ello la expectativa no podía ser más alta. Admito que me cautivó.

Siempre he preferido enfrentarme a los libros teniendo la menor información posible sobre los mismos, no me gusta leer las sinopsis y soy de la opinión de que, para que un libro te atrape, cuánto menos sepas mejor. 
Por lo general, suelo recibir pistas sobre la temática al inicio de las narraciones y para mí es importante que un libro se defienda solo. Por ello no me gustó encontrarme una especie de “cartas de recomendación” sobre este autor y esta obra en concreto. Ya había decidido leerlo, no necesitaba esas reseñas gratuitas que lo que hicieron, más que aportarme claridad o crearme expectación, fue confundirme más.

Continué leyendo y me gustó comprobar algo que ya había intuido anteriormente en un cuento de este mismo autor (reseña NECROMONTE); hace unas grandísimas descripciones. El momento inicial en el que nos encontramos en medio del océano, o el nivel de detalle con el que percibe las estaciones son realmente descriptivos.
<< Surcaba el camino de brillantes reflejos que iba iluminando la Luna sobre las olas. Ella daba una pincelada de belleza a la sombra marina. En cada una de las crestas de las olas se encendía un reflejo lunar. Eran como velas brillantes y luminosas, que bailando se apagaban con un leve sonido del oleaje. >>

Desafortunadamente aquí termina lo positivo que tengo que decir sobre la obra. 
No quiero ser muy dura, no es mi misión, pero existen varios puntos en los que no he conectado ni con el autor ni con la intencionalidad del mismo.

Por un lado, después de haberlo leído dos veces, aún no soy capaz de esclarecer la temática del libro; por una parte parece ser una reflexión personal aderezada con unos toques filosóficos pero mezclado a su vez con una gesta heroica con tintes románticos. Puede ser que yo no posea los conocimientos necesarios para evaluar una composición filosófica, pero tampoco he sido capaz de distinguir donde terminaba la reflexión de la narración sobre la idea principal del libro. 

El lenguaje es complicado. Demasiado uso de adjetivos y frases subordinadas. En un mismo párrafo se intenta seguir una trama y el escritor desvaría hacia otras materias que, en ese momento, ni te aportan nada de valor ni te arrojan luz sobre la argumentación principal.

En el libro se definen unos conceptos previos antes de abordar la lectura; se habla de una “sombra”, un “amante del amor”, algo que el autor ha calificado como “latidos mágicos” y una “magia del sentimiento” entre otros. 
Me han parecido reiterativos e imprecisos. No los he encontrado durante el texto y no fue hasta el final de la lectura cuando recordé que esas aclaraciones estaban ahí.

No dudo de que el concepto sobre el que pretendía escribir fuese muy interesante, así me lo pareció al principio, pero creo que es tanto lo que pretende abarcar que se queda por el camino. Cuando estaba a punto de identificarme con un sentimiento que la historia quería transmitir, inmediatamente se hablaba de otro sentimiento aún más complicado que el primero, enlazado con el mismo, pero perteneciente a otro argumento. Lo dicho, muy complicado.
<< Yo, un mago que vive en el universo de la imaginación, ve vuestra realidad como un continuo círculo, cuyo giro es empujado por todos los humanos y sus circunstancias. Yo no puedo saber si existe alguien como yo en vuestro universo, un ser mágico que lo creó todo. >>
En mi opinión es vital la aportación que un editor, o editora, te pueden hacer. Dejando a un lado las correcciones ortográficas y gramaticales, el saber encauzar la trama, poder ofrecer al lector los diversos puntos de vista y presentar a los personajes de manera que todos tengan su función dentro de tu visión, es más que necesario. Y es algo que he echado mucho en falta. 

Tanto en el cuento como en este relato, termino de leer pensando “no me he enterado de la mitad”, o peor aún “no tiene sentido”. Las dos temáticas me interesaron al principio, pero según avanzo no logro captar las definiciones propias que el autor crea de su particular mundo.

Tengo la impresión, o más bien la corazonada, de que el escritor tiene mucho mundo interior que está deseando sacar a la luz y compartirlo con los lectores. Estoy convencida de que no le falta entusiasmo y dedicación pero por el momento no consigue llegar a su meta. Me encantaría en un futuro encontrar más obras suyas, en las que una editorial, externa a él mismo y a su entorno, haya aportado su granito de arena y que así consiga expresar sus ideas de forma clara y que todos disfrutemos con ellas. 

Hasta entonces os dejo a vosotros que califiquéis esta obra y nos dejéis vuestras opiniones.

Ingeniera sin H

Un blog dedicado al mundo literario y al séptimo arte. Los autores Juanma Sarmiento (creador del blog), Manuel Castilla, Cipri Cáceres e Ingeniera sin H os traemos reseñas, críticas y demás secciones relacionadas con la literatura, las series y las películas. Esperamos veros en los comentarios :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, reader! A riesgo de sonar a cliché: un blog se nutre de tus comentarios.
Haz feliz al autor de esta entrada dejando algún comentario. Puedes comentar lo que sea, y él y todos nosotros te leeremos encantados.
Stay peculiar, reader!